Una imagen fiel de la cocina del Restaurante Alameda de Hondarribia una noche de Agosto